Portada del sitio - Somos CTA - “Tomar el cielo por asalto”, la propuesta de la Juventud de la CTA

Otros artículos en la sección

Palabras clave

Buscar

Esta mañana en la sede de la CTA de La Pampa, tendrá lugar el lanzamiento de la revista “Tomar el cielo por asalto”, una realización de la Juventud de la Central de esa provincia que entiende –según explicaron a ACTA- que “nuestro propio relato de la historia, lo que somos o proponemos no puede quedar en manos de los monopolios ya sea privados o del oficialismo”.

El nacimiento de esta nueva publicación y acciones a favor de una comunicación propia crece en todo el país como necesidad de expresar el pensamiento desde los mismos trabajadores.

Andrés Borillo y Mauro Perrone son los coordinadores de la revista. Con ellos dialogamos desde ACTA. Lo que acontece en La Pampa no es un ejemplo aislado.


- Tomar el cielo por asalto no es tarea fácil. ¿Cómo nace la idea ?


- Lo sacamos de una frase de Carlos Marx. Es casi tan difícil como tomar el poder para cambiar la sociedad, hacerla más justa. Veníamos de hacer Talleres de Comunicación Social. Muchos de los compañeros están o se han recibido en esa carrera en la Universidad Nacional de La Pampa. Además hay unos cumpas secundarios que están en la radio “La Tosca”, una emisora cercana a nuestra Central, que también veían la necesidad del medio gráfico. No tener prensa propia es como no tener voz. Este primer número trae notas de opinión, poesía, también nos hemos planteado incluir la voz de los trabajadores y sus experiencias organizativas.


- ¿Qué otra tareas hace la Juventud de la CTA pampeana?


- Además de los Talleres de Comunicación, trabajamos en conjunto con los compañeros secundarios armando clases sobre La Noche de los Lápices. El sector de cumpas que se dedica a las Artes Plásticas se encargó de organizar murales colectivos de homenaje al Cordobazo y Ernesto Guevara, en los respectivos aniversarios. Tratamos de reforzar la comunicación, intercambiar experiencias con medios amigos como “Radio Sur, o “Radio La Calle” y tantas otras, que son en general cooperativas, surgidas desde abajo, de la necesidad popular.


- ¿Cuáles son los principales problemas?


- La falta de trabajo. Si lográs algún laburo estás totalmente flexibilizado. Acá la mayor parte del empleo es estatal.

Los más pobres no van a la universidad, los que llegan no tienen salida laboral. La deserción es muy alta, casi de 75 por ciento. Los mecanismos expulsivos tienen que ver también con procedimientos pedagógicos que no sirven para socializar el conocimiento.


- Me gustaría que charláramos sobre eso de “nuestro propio relato”.


- Tanto Clarín como el Gobierno nos presentan como anti-K como si esa fuera nuestra identidad. Y entonces la gente termina pensando que la CTA es un partido político que se opone al Gobierno. En ese sentido, ambos sectores están de acuerdo en ocultar que somos una Central de Trabajadores independiente, que no estamos en contra de éste o cualquier otro Gobierno. Simplemente luchamos por la Justicia Social, el respeto por los Derechos Humanos, la profundización de la Democracia y vamos a combatir a todo aquel que trate de impedirlo.


- Historia e identidad son parientes. En los talleres, ¿notan que los jóvenes suponen que los compañeros secundarios fueron asesinados durante la dictadura sólo porque luchaban por un boleto escolar?


- Bueno, justamente es lo que hablamos en los talleres. Tratamos de que los pibes no se coman todo ese discurso que habla de los desaparecidos como simples jóvenes altruistas o "perejiles". Queremos que se discutan sus ideas. Queremos que los otros jóvenes entiendan que los mataron por luchar por una Patria Socialista, porque soñaron, como decía Marx, con “Tomar el cielo por asalto”.

Por Carlos Saglul - Equipo de Comunicación de la CTA

Acá podés leer la revista

PDF - 3.2 MB

Juntar