Portada del sitio - CHE - He amanecido con un Orinoco triste paseándose por mis ojos

Otros artículos en la sección

Palabras clave

Buscar

He amanecido con un Orinoco triste paseándose por mis ojos. Querer a Chávez nos hace tan humanos, tan fuertes. Chávez en la señora que limpia, Chávez en el señor que vende periódicos a la entrada del metro, Chávez de la empleada de la tienda, Chávez del vendedor de helados, Chávez de la abuela que ahora ve y de la que ahora tiene vivienda, Chávez de la esquina caliente de Caracas y de la lonja de pescadores de Choroní, Chávez de la poesía rescatada, de los negros rescatados, de los indios rescatados, Chávez de lo que hoy es posible en América y que hace veinte años era imposible. He amanecido con un Orinoco triste paseándose por mis ojos y no se me quita. Fuerza Hugo. Aguanta. Aguanta para ayudarnos a quitarnos este miedo de la soledad de cien años. Aguanta Presidente. Aguanta.

ps:

Juan Carlos Monedero (Madrid) es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología en la Universidad Complutense de Madrid. Agradecemos estas palabras de Juan Carlos Monedero que sentimos como propias