Portada del sitio - Somos CTA - Criminalización de la protesta social

Otros artículos en la sección

Palabras clave

Buscar

Nota publicada por Agencia CTA el Viernes 25 de septiembre de 2009

La policía desalojó hoy la planta de la ex Terrabusi en medio de una represión feroz a los trabajadores que reclaman la reincorporación de todos los despedidos. En ese marco, la conducción nacional de la CTA expresó su solidaridad con los trabajadores y exigió a las autoridades una inmediata solución al conflicto.

Pedro Wasiejko, secretario adjunto de la Central indicó, en declaraciones formuladas este anochecer a ACTA, que "resulta inadmisible el uso de la fuerza para reprimir a trabajadores que están protestando en defensa de sus puestos de trabajo".

Y añadió: "La CTA se solidariza con los compañeros en conflicto, reclama la inmediata liberación de los trabajadores detenidos y exige al Gobierno que arbitre de inmediato todas las medidas a su alcance para esclarecer los hechos, deslindar las responsabilidades y sancionar a los autores materiales e ideológicos de este atropello a los trabajadores".

Por último, Wasiejko pidió al Ministerio de Trabajo de la Nación que "tome cartas en el asunto para garantizar la fuente de trabajo al personal despedido. De lo contrario, se estará dejando en la calle a más de 150 familias en un contexto de crisis y retracción económica", subrayó.

Por su parte, frente al desalojo de los trabajadores de Terrabusi, el diputado e integrante de la Mesa Nacional de la CTA, Claudio Lozano, responsabilizó al Poder Ejecutivo Nacional y al de la Provincia de Buenos Aires "por cualquier situación represiva que pudiera plantearse contra los trabajadores de la empresa".

Señaló, además, que "el Poder Ejecutivo está permitiendo que la empresa (extranjera) desconozca las leyes argentinas haciendo de cuenta que su territorio es una suerte de embajada en la que se pueden despedir delegados que, en la legislación argentina, gozan de inmunidad por haber sido electos por los trabajadores de la empresa para integrar la Comisión Interna".

A sangre y fuego

A su turno, Ricardo Peidro, secretario de Derechos Humanos de la CTA, realizó un fuerte repudio y rechazo a la represión realizada sobre los trabajadores de la Ex Terrabusi (Kraft Foods) desde las Fuerzas de Seguridad nacionales en el marco de más de 160 despidos y no pago de salarios correctamente.

También llamó "a la solidaridad y apoyo de todo la clase trabajadora en Argentina que defienda el derecho de los trabajadores por sus fuentes de trabajo en la Ex Terrabusi, repudiando tanto estas prácticas de las empresas multinacionales-nacionales como al sindicalimo empresario burocrático que se subordina a los intereses empresarios más que al de los trabajadores".

A su vez, hizo "responsable al Gobierno nacional por este accionar represivo y exigió la libertad de los detenidos en el operativo de desalojo de la fábrica en Pacheco".

Peidro señaló que “rechazamos y repudiamos la represión a los trabajadores de la Ex Terrabusi, hoy multinacional Kraft Foods, que a sangre y fuego tratan de silenciar el despido de 160 trabajadores, la falta del pago de salarios correctamente y los legítimos reclamos-derechos de los obreros. Estas multinacionales creen con absoluta discrecionalidad e impunidad ser dueñas de la vida de los trabajadores sin tener en lo más mínimo en cuenta el derecho laboral ni las garantías constitucionales de la clase trabajadora".

"Creen que pueden hacer lo que quieren: despedir, intimar, aterrorizar y ahora con ayuda de las Fuerzas de Seguridad reprimir violentamente. No vamos a permitir este accionar como ejemplo disciplinador de la conflictividad social en Argentina que busca generar la UIA y AEA. Desde la CTA vamos a luchar en la calle por la democracia y libertad sindical para terminar con esto, por eso nos movilizamos el próximo 30 de septiembre por los trabajadores que del sector privado apuestan por otro modelo sindical en Argentina”, destacó.

Para el secretario de Derechos Humanos de la Central, "este accionar de las Fuerzas de Seguridad atacando a los trabajadores de la ex Terrabusi no es más que el reflejo de los sectores empresarios multinacionales y del Gobierno nacional que se niegan a respetar y garantizar la democracia y libertad sindicial en Argentina. Esto deja en evidencia cómo las multinacionales en Argentina ven garantizados sus intereses con el accionar del propio Estado y sus Fuerzas de Seguridad. La Policía Federal al servicio del mercado salvaje y la rentabilidad enpresaria a cualquier precio dando la espalda a los derechos de los trabajadores a la huelga, a no ser despedidos, a la defensa de sus fuentes de trabajo, a cobrar su salario", denunció Peidro.

"En Argentina los empresarios pueden elegir en qué central empresaria pueden estar, pero los trabajadores no podemos elegir en qué sindicato u Central Sindical queremos estar. Ya hay más de 1 millón y medio de trabajadores en nuestro país que le dijeron basta a la burocracia sindical y buscamos construir otros horizontes de democracia sindical, distribución de la riqueza y soberanía popular desde la CTA. Como pasó con el Subte o ahora con la ex Terrabusi, este es un proceso, muy a pesar del Sindicato de la Alimentación, de la UIA y el Gobierno Nacional, que no pueden frenar ni con palos ni a los golpes ni con represión. Ya lo demostró el fallo de la Corte Suprema de Justicia de noviembre del año pasado. Más temprano que tarde la democracia sindical en nuestro país será un derecho de la clase trabajadora ganado en la lucha contra estos energúmenos que sólo buscan enriquecerse a costa de los trabajadores", explicó Peidro.

Cabe consignar que luego de una jornada intensa, la empresa y el Ministerio de Trabajo firmaron un principio de acuerdo que sólo garantiza los puestos de trabajo existentes y el pago de los salarios adeudados pero que dejó al margen a los casi 160 obreros cesanteados.

Paralelamente y cumpliendo una orden judicial, la policía cargó con gases lacrimógenos y balas de goma para desalojar la planta fabril en medio de un repudio generalizado por esta renovada demostración de judicialización de la protesta social.

Ante los graves hechos ocurridos esta tarde en la planta de la empresa alimentaria de la ciudad bonaerense de General Pacheco, los representantes nacionales de la CTA expresaron su solidaridad con los trabajadores despedidos, mientras que una representación de la CTA Capital participó de la movilización realizada en la intersección de la Avenida de Mayo y 9 de Julio.

“Repudiamos la actitud de la Unión Industrial Argentina (UIA) que respaldó a la empresa estadounidense Kraft-Terrabusi frente a los despidos y la represión ejercida sobre los trabajadores”, dijeron los dirigentes de la la Central de Trabajadores de la Argentina de la Capital Federal y de distintos gremios del sector privado que confluyen en la CTA. Además, exigieron al Ministerio de Trabajo que “realice todas las acciones tendientes a garantizar la reincorporación de todos los despedidos y el pago de los haberes caídos”.

Un recorrido por el conflicto

Luego de la tensión generada desde esta madrugada con la intervención de la Policía Bonaerense en la planta, la empresa Kraft Foods Argentina SA realizó este viernes una manifestación unilateral ante el Ministerio de Trabajo, donde ratificó su "vocación de continuar su actividad productiva" en el país, mantener los "puestos de trabajo existentes" y "cumplir con el pago de salarios correspondientes".

Los ex empleados y manifestantes reunidos dentro y fuera de la planta reaccionaron de manera contundente a la negativa de la empresa a reincorporar a los trabajadores despedidos.

Pasadas las 17.30 la policía comenzó a tirar gases lacrimógenos hacia la planta tomada por los despedidos, y desde la terraza hacia la explanada donde se encontraban los manifestantes. Más tarde, la montada ingresó a la fábrica y desalojó violentamente el playón de ingreso.

El desalojo fue por orden del juez de Garantías Nº1 de San Isidro Ricardo Costa, que emitió una instrucción para que "el uso de la fuerza pública se constituya en la medida de lo estrictamente necesario, en el último mecanismo de acción y siempre velando por el debido resguardo de la integridad física de los involucrados".

El encargado del operativo dijo que “hay unos 40 demorados” y confirmó, una hora más tarde de iniciados los disturbios, “que la planta está desalojada”. En la puerta, unos 300 manifestantes, entre ex trabajadores, agrupaciones estudiantiles y sociales, se mantenían en alerta.

"La policía entró y desató una represión feroz sobre los familiares que estaban afuera y hacia los trabajadores que estaban dentro. Esto es una brutalidad, tiraron gases lacrimógenos y balas de goma donde estaba el resto de los trabajadores y su familia, hay nenes chicos y gente grande", dijo el abogado de los trabajadores, Edgardo Moyano, desde el predio en General Pacheco.

“No nos dejaron ver el expediente en todo el día”, denunció el abogado y agregó que “la fiscal Capra no recibió a los organismos de derechos humanos”. Además expresó que “no se entiende por qué el Gobierno pone al servicio la policía en función de una multinacional y se olvida de los trabajadores despedidos”.